La Quiropráctica

Qué es?

La Quiropráctica está reconocida por la OMS (Organización Mundial de la Salud) como la tercera rofesión sanitaria de atención primaria en el mundo, después de la medicina convencional y la odontología. La define como: “la profesión sanitaria que se ocupa del diagnóstico, tratamiento y prevención de las alteraciones del sistema musculoesquelético, y los efectos que éstas pueden producir en la función del sistema nervioso y en la salud en general”.. La Quiropráctica es la profesión que enfatiza la capacidad regeneradora inherente al cuerpo humano de curarse a sí mismo de forma natural, sin el uso de medicamentos ni de cirugía.

Los quiroprácticos y las quiroprácticas son profesionales que han cursado entre 5 y 7 años de estudios universitarios para ser especialistas en el cuidado de la columna vertebral y del sistema nervioso. Una vez acabados sus estudios, continúan su desarrollo profesional participando en cursos, seminarios y congresos para actualizarse y mantenerse al día de los últimos avances científicos.

Nota informativa:

LA QUIROPRÁCTICA está reconocida como profesión sanitaria por la Organización Mundial de la Salud (O.M.S.), y tiene carácter sanitario en la mayoría de países desarrollados del mundo, entre ellos, muchos europeos como el Reino Unido, Francia, Portugal, Italia, Dinamarca o Suiza, pero en España no ha sido objeto de regulación y aún no se la reconoce como una profesión sanitaria. Actualmente, las titulaciones de “Doctor of Chiropractic” obtenidas después de 5 o 6 años de estudios universitarios, y reconocidas internacionalmente tal como lo es la profesión, tampoco son consideradas como titulaciones oficiales en nuestro país.

Cerca el teu quiropràctic

Por esta razón, asegúrate de que tu quiropráctico/a forme parte de la Asociación Española de Quiropráctica (AEQ)

Para quién es?

Personas adultas


Mejora de la productividad y el rendimiento en el trabajo

Mejora la capacidad de adaptación y la gestión del estrés

Más energía, vitalidad y calidad del sueño

Músicos


Mejora la postura y la coordinación

Disminuye las tensiones corporales y mejora la capacidad de concentración

Mejora la función articular y la capacidad respiratoria

Deportistas


Mejora el rendimiento deportivo

Mejora la flexibilidad, la velocidad y la fuerza

Ayuda a recuperarse más fácilmente del esfuerzo y a prevenir posibles lesiones

Mujeres embarazadas


Promueve la fertilidad y favorece una mejor recuperación posparto

Ayuda a que el parto sea más rápido y fácil, con menos complicaciones

Estabiliza la pelvis y permite un posicionamiento fetal óptimo

Bebés, Niños y Adolescentes


Estimula la actividad y el desarrollo del cerebro

Aumenta la función del sistema inmunitario y de las defensas

Educa una buena postura y mejora la capacidad de concentración

Tercera Edad


Prevención de caídas y obtención de más estabilidad

Mayor flexibilidad, movilidad y equilibrio

Ayuda a frenar el envejecimiento vertebral

Preguntas frecuentes

¿Es seguro el ajuste quiropráctico?

Sí, es muy seguro. Tanto es así que cada semana pasan por nuestra consulta desde bebés hasta personas de 99 años. El ajuste quiropråctico actúa sobre el sistema nervioso, con la finalidad de permitir que la capacidad de automantenimiento y de autorecuperación del propio cuerpo de las personas pacientes funcione con normalidad.

Son millones los pacientes, de todas las edades y con gran variedad de casos y severidad, que van al quiropráctico sin padecer efectos negativos.

Por qué?

La Quiropráctica tiene un excelente historial de seguridad, ya que evita procedimientos invasivos. Varios estudios han demostrado que la atención quiropráctica es 250 veces más segura que el tratamiento con medicamentos antiinflamatorios. Los quiroprácticos tienen un alto nivel de cualificación y profesionalidad y reciben una formación universitaria completa.

¿Puedo acudir al quiropráctico si estoy embarazada?

Sí. A medida que avance tu embarazo, será necesario modificar algunas técnicas para asegurar tu comodidad. En realidad es muy oportuno acudir al quiropráctico durante el embarazo tanto para la calidad de vida de la madre como para el bienestar del feto. Tenemos la especialización en la técnica quiropráctica Webster especial para mujeres embarazadas.

¿Por qué tendría que ajustarse un bebé o niño?

La columna vertebral es una de las estructuras más importantes del cuerpo humano. Independientemente de nuestra edad, nuestra columna debe estar sana, alineada y flexible. Tanto los niños como las personas adultas tendrían que cuidar de forma regular la columna, del mismo modo que nos cepillamos los dientes a diario.

Debido a la posibilidad de que tenga lugar un traumatismo significativo durante el parto, siendo ésta la principal causa de la primera interferencia en la columna del bebé, muchos padres y madres optan por revisar la columna de sus hijos e hijas aunque no tengan síntomas. Aprender a caminar, montar en bicicleta y otras actividades pueden causar problemas relacionados con la salud de la columna.

Las revisiones quiroprácticas regulares ayudan a identificar estos problemas y a promover y promocionar un buen crecimiento del niño. Es evidente que los procedimientos son adaptados a la columna de un niño o niña. Tenemos la especialización en técnicas quiroprácticas especiales para niños y niñas.

¿Puedo ir al quiropráctico si no tengo dolor?

Absolutamente. La quiropráctica es la forma más práctica de prevención y de higiene postural. No hay que esperar a sentirse mal para acudir a la consulta. Si te sientes bien, serás más proactivo en relación a tu salud. Tendrás una mejor calidad de vida, una mejor función cognitiva y un mayor rendimiento de tu cuerpo.

Es compatible la Quiropráctica con otros tratamientos?

Totalmente. La Quiropráctica no tiene ninguna incompatibilidad con otras terapias o tratamientos. Sólo nos tienes que informar de cuáles estás siguiendo.

¿Cuál es la diferencia entre un quiropráctico y un quiromasajista?

No tienen nada que ver, “quiro” significa “mano” en griego. Los y las quiromasajistas hacen masajes con las manos. La Quiropráctica, el Quiromasaje, la Fisioterapia y la Osteopatía son profesiones diferentes. No es que una sea mejor que la otra, simplemente son distintas y se utilizan con objetivos diferentes. Los y las quiroprácticas cursan de 5 a 7 años de formación universitaria para ser especialistas en la columna vertebral y en cómo ésta afecta al sistema nervioso. No hacen masajes, sino que a través de ajustes quiroprácticos optimizan el sistema nervioso, ofreciendo beneficios a todas aquellas personas que desean promover su salud y mejorar su calidad de vida.

Tengo osteoporosis/artrosis, ¿puedo ajustarme?

Sí, adaptamos nuestras técnicas específicamente al estado de salud, condiciones y edad de cada paciente. Los ajustes son suaves y ayudan al cuerpo a encontrarse mejor, relajarse y ganar movilidad en las articulaciones.

¿Qué es el ruido de algunos ajustes? ¿Siempre hacen este ruido?

El “ruido” o “crac”, llamado cavitación, se aprecia en ocasiones según el tipo de ajuste quiropráctico, por tanto, no siempre se oye. La cavitación se debe al cambio de presión dentro de la cápsula articular. No es peligroso y es totalmente indoloro. La corrección es suave, específica y agradable, y produce una sensación de relajación y de bienestar.

Es evidente que nos adaptamos a las necesidades, preferencias, condiciones físicas y edad de cada paciente, y según estos parámetros, variamos nuestra manera de ajustar el cuerpo.

¿Hay algo que pueda hacer en casa para colaborar y avanzar más rápidamente cuando voy a la consulta quiropráctica?

Beber agua, hacer ejercicio, comer sano, respirar aire puro, descansar, tener una mente positiva… Hay muchas estrategias que te iremos sugiriendo a medida que vayas avanzando y que tú mismo/a podrás incorporar fácilmente a tu vida. Pregúntanos cuándo es el próximo taller de Salud GRATUITO y conocerás más.

¿Es la quiropráctica una especialidad médica?

No. La Quiropráctica es una profesión sanitaria complementaria y diferente a la medicina (según la Organización Mundial de la Salud). Se estudia en universidades de Quiropráctica especializadas. El profesional quiropráctico recibe una formación mínima de 5 años que garantiza la calidad y la seguridad del servicio que ofrece. En la carrera de Quiropráctica no se estudia farmacología ni cirugía, pero se profundiza en los estudios de fisiología, anatomía, radiología, neurología y técnicas específicas manuales quiroprácticas.

Dado que en España esta profesión aún no está homologada, es muy importante ir a un/a profesional “de verdad”. Existen personas que se aprovechan de este vacío legal para realizar manipulaciones en la columna vertebral sin tener estudios superiores en quiropráctica. Por eso, si buscas un/a especialista, te recomendamos que consultes en la web de la Asociación Española de Quiropráctica los/y las profesionales que sí que tienen el título correspondiente.